Tú carrito

No has agregado artículos

El ejercicio del sexo

¿Qué pasaría si el ejercicio fuera disfrutable todo el tiempo y te diera los mismos resultados benéficos? Básicamente nos han preguntado si el sexo cuenta como ejercicio.


Los especialistas hablan


Mas de una vez he llegado a la conclusión de que gracias al sexo quemamos calorías, ya que al mantener relaciones sexuales te mueves mucho, sudas y tu corazón se acelera, pero ¿concuerdan con este pensamiento los especialistas? ¿realmente podemos considerar las relaciones sexuales como ejercicio?


El Dr. Christopher Vincent, medico deportivo hablo acerca de si el sexo cuenta como ejercicio, según el Dr. Vicent, el sexo, definido cualquier cosa que lo abarque, desde juegos previos hasta el coito, puede contar como ejercicio, pero debemos tener presentes 3 áreas para que valga como ejercicio.


1. Como afecta al ritmo cardiaco.


2. Como afecta los músculos.


3. Como afecta el cerebro


Efectos en el organismo


Cuanto más entrenas un grupo muscular especifico contra la fatiga, más beneficios obtendrás. Cardiovascularmente, cuanto más alta es tu frecuencia cardiaca durante un periodo más largo, más beneficios cardiovasculares tendrás.


Conforme aumenta tu presión arterial durante la estimulación sexual, tus músculos también trabajan, el que trabajen o no lo suficiente como para que el sexo cuente como ejercicio depende de varios factores, y aquí aplicamos la misma lógica y las mismas preguntas que te arias para determinar si tu entrenamiento regular ha sido efectivo.


• ¿En qué posiciones estuviste?


• ¿Qué tan rigurosa fue la actividad?


• ¿Qué tan extenuados estaban durante y después del sexo?


• ¿Qué tan adoloridos estaban sus músculos durante y después del sexo?


Según el Dr. Vincent, si las posiciones sexuales que practiques desafían tu resistencia, si te quedas completamente sin aliento o si experimentas dolor durante y/o después del sexo, probablemente obtendrás algunos beneficios.


Hablando ahora en cuanto al cerebro, todos sabemos la euforia que tenemos tras entrenar gracias a la liberación de hormonas y endorfinas, y esto es muy similar a lo que sucede con las hormonas que se liberan durante el sexo, después del sexo o por un orgasmo: prolactina, oxitocina, epinefrina, dopamina, testosterona, serotonina.


Resultado


Hipotéticamente podríamos matar dos pájaros de un tiro y convertir tus encuentros sexuales en entrenamientos, maratones de entrenamiento físico, pero eso no significa que debas hacerlo, ya que no obtendrás los resultados reales de un entrenamiento.


Si tienes relaciones sexuales regulares y placenteras, es probable que ya estés obteniendo algunos de los mismos beneficios que brindan ir al gimnasio, aunque no los suficientes como para reemplazar tus entrenamientos con sexo ¡Triste!


J.R Sánchez

Forma parte de nuestra comunidad